En el Día del Periodista, ANP convoca a defender las libertades de prensa, expresión y opinión

Fuente: noticiasfides.com

El 10 de mayo de 1938, el gobierno de Germán Buch decretó el Día del Periodista reivindicando los derechos de este sector. Aunque se dice que en 1865 Mariano Melgarejo mandó ejecutar al periodista Cirilo Barragán por un artículo crítico a su régimen, pero no existe documentos de esta versión.

La Paz, 10 de marzo (ANF).- En el Día del Periodista, la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) convoca a defender las libertades constitucionales y “ratifica su reconocimiento al invalorable trabajo de mujeres y hombres que se esfuerzan a diario por preservar las libertades de prensa, de expresión y de opinión”.

Un comunicado de la ANP que agrupa a los principales medios impresos, suplementos especializados y una agencia de noticias, destaca la contribución de los periodistas “en la batalla diaria por obtener la información requerida por la ciudadanía, aún a riesgo de sufrir agresiones verbales, hostigamiento y violencia”.

Se decretó el Día del Periodista en conmemoración de la promulgación de un decreto en 1938, con el que el gobierno de Germán Buch reivindica los derechos de los trabajadores de la prensa. Mientras que una versión no documentada dice que el 10 de mayo de 1865 el dictador Mariano Melgarejo mandó ejecutar al periodista Cirilo Barragán por un artículo crítico a su régimen, 73 años después, se instituyó el Día del Periodista.

El Día del Periodista fue instituido en la presidencia de Germán Busch, mediante el Decreto Supremo de 1938 que reconoce a los periodistas como “impulsores de la cultura del progreso colectivo, porque ejercen un beneficio positivo comparable al de la enseñanza, mereciendo por tanto el estímulo y la recompensa social”.

En su pronunciamiento de la fecha, la ANP asegura que “Con profunda preocupación, advertimos que el poder político siente mayor incomodidad por la actividad informativa que busca transparencia informativa y la verdad, y en respuesta estigmatiza a los comunicadores para desacreditarlos ante sus públicos”.

Asegura que se despliega una estrategia que “tiene por finalidad el desprestigio de periodistas y medios para atemorizarlos y marginarlos de la realidad social, política y económica”.

La ANP “convoca a las mujeres y hombres de prensa, comprometidos con la aspiración de una sociedad respetuosa de sus instituciones democráticas, a continuar con la labor informativa y pide unidad para defender los derechos elementales y las empresas periodísticas bajo asedio tributario y financiero”.